¿Por qué falla un equipo?

Igual que un futbolista no puede jugar él solo un partido, ni en una operación de cirugía puede haber un solo profesional, las empresas, independientemente de su tamaño, deben organizar sus recursos humanos para que trabajen en equipo y sus rendimientos sean mayores.

miércoles, 30 de agosto de 2017

El trabajo en equipo tiene ventajas y desventajas, siendo más elevadas las ventajas que proporciona a los trabajadores, a la empresa y al cliente.
Sin embargo, hay ocasiones en las que el trabajo en equipo no funciona con el nivel de eficacia deseado. Las consecuencias se traducen en baja productividad, conflictos que derivan en malas relaciones interpersonales, insatisfacción y desmotivación.¿Por qué falla un equipo?

Vamos a ver a continuación algunas de las razones por las que los trabajos en equipo fallan:

- Los miembros no tienen definidos ni conocen sus objetivos. Aparte de que no saben qué es lo que hay que lograr, tampoco saben cómo conseguirlo.
- Los miembros del equipo necesitan saber cuál es su función. En muchas ocasiones los límites y responsabilidades están mal definidos y se producen conflictos y rivalidades entre sus miembros. El objetivo del equipo es el ser capaz de autogestionarse y que el liderazgo sea compartido, no al contrario.
- Cuando los integrantes no tienen los conocimientos ni las habilidades adecuadas.
- Cuando en las reuniones no se resuelven las dudas, no se resuelven los problemas y no dan el resultado esperado.
- Cuando no existe un clima agradable de trabajo y los miembros están desmotivados. A veces, no se sienten parte del equipo.
- Cuando se premia o reconoce individualmente en vez de hacerlo al grupo.
- Cuando se sofoca la creatividad individual.
- Cuando se utiliza inapropiadamente a un equipo y actúa como sustituto de algo para lo que fue creado.

Ponerle solución a tiempo a alguno de estos problemas es vital para conseguir el éxito del grupo.  Si tienes que dirigir un equipo es importante que estés atento a las primeras señales que indican que no se va por el buen camino. Algunas de ellas son:

- La ausencia de algunos miembros a las reuniones.
- La búsqueda de sustitutos por parte de algunos miembros. Los sustitutos ni han recibido toda la información necesaria ni tienen autoridad para la toma de decisiones.
- La falta de involucración en el equipo por parte de algún miembro. Es un síntoma que se percibe rápido por la muestra de cierto pasotismo.
- Cuando hay una o más personas dominantes en el grupo que quieren imponer sus decisiones.
- Cuando la reunión no se centra en el tema a tratar sino sobre aspectos que nada tienen que ver con el trabajo.
- Cuando los objetivos no están claros y los miembros no se ponen de acuerdo por dónde enfocarlo.
- Cuando los plazos de entrega de un trabajo no se cumplen y no hay nadie pendiente de ello.

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • ¿Cuáles son las reglas básicas del trabajo en equipo?

    ¿Cuáles son las reglas básicas del trabajo en equipo?

    Nuria Oriol, profesora de habilidades directivas, nos explica los beneficios del trabajo en equipo

  • Atención al cliente

    Atención al cliente

    La atención al cliente es uno de los aspectos, que, según los propios clientes, más importancia tiene en la fidelidad a una marca o empresa. Para la propia empresa la atención al cliente supone una de las bases para el establecimiento de una relación con el cliente, con lo que ello conlleva. Además, la atención al cliente se ha convertido en una importante fuente de diferenciación, aunque para llegar a alcanzar esta diferenciación hay que establecer una estrategia focalizada a la misma y dedicar un gran número de recursos, convirtiéndose en una estrategia en sí misma. Pocas empresas llegan a cumplir este último punto.

  • Clasificación de las empresas

    Clasificación de las empresas

    Vamos A clasificar las empresas según 6 criterios: Tamaño, Actividad, Ámbito de actuación, Finalidad de los beneficios, Titularidad del capital y Forma Jurídica

  • La sostenibilidad

    La sostenibilidad

    La palabra sostenibilidad aparece incluida por primera vez en la vigésima tercera edición del Diccionario de la Real Academia Española (2014). Sin embargo, fue empleado por primera vez en 1987 en el informe socioeconómico Brundtland, elaborado para la ONU con el término de desarrollo sostenible (o sustentable), en el que se hacía referencia a “Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies