La comunicación de RSC

La empresa tiene que entender que lo qué hace, lo que no hace y cómo lo hace construye significados para el entorno. Si sabe aprovechar la retroalimentación de sus diferentes stakeholders podrá generar una cadena de valor en la sociedad a través de la comunicación de su propia identidad.

martes, 16 de noviembre de 2021

La empresa, a través de sus comportamientos y de su comunicación, va creando una cultura a su alrededor con el conocimiento y difusión de su misión, visión y valores empresariales.
La empresa no puede basar su comunicación de acciones de ética o responsabilidad social como una actividad puntual, sino que tiene que ser vista como valor vivencial dentro del equipo de trabajo, marcando su labor profesional de cada día, cimentando cada actividad y cada relación en valores, en significados más cercanos y más profundos con sus receptores.
 
En los últimos años, la mayoría de las empresas ya no solo consideran la comunicación como una herramienta, sino que pasa a ser también una táctica. Ahora las empresas no se encargan solo de comunicar y que sus públicos reciban la información y actúen en consecuencia, sino de generar cultura a través de sus mensajes y de sus acciones. El comunicador pasa de ser un comunicador a ser un estratega de la comunicación: su labor tiene que contribuir al desarrollo de una empresa más justa y humana.
 
 
Comunicación interna
 
La RSC incluye que, además de formación, los empleados reciban información.  Información que sensibilice sobre la importancia y la riqueza que suponen los criterios de RSE para la empresa y, por lo tanto, para ellos mismos.
 
Para gestionar la información interna hay que trabajar con toda la información que se genera en la organización:
 
  • Vertical:
    • Ascendente: desde los empleados a la dirección.
    • Descendente: desde la dirección hacia los empleados.
 
  • Horizontal: entre empleados, departamentos, áreas…
 
  • Informal, en la que la comunicación fluye sin seguir canales preestablecidos y sin tener claro su origen y objetivo, como por ejemplo los rumores.
 
Comunicación externa
 
Una empresa sostenible y responsable tiene que hacer visibles sus acciones. Si no las hacemos visibles nadie conocerá en qué apoyamos a la sociedad o al Medio Ambiente. Además, ser una empresa sostenible y responsable tiene un impacto en la cuenta de resultados: los clientes que no se sienten identificados con sus valores se desvinculan rápido, pero con los que comparten los mismos valores se crea una relación de credibilidad y fidelidad. La reputación que se cree nuestra empresa repercutirá en las relaciones con los grupos de interés y, por lo tanto, en las ventas.
 
Pero los grupos de interés son muchos. Para planificar y poner en marcha una estrategia de comunicación lo primero es tener claro quiénes son. Es decir, desarrollar de forma precisa un mapa de públicos con los que la organización se relaciona, caracterizándolos de tal forma que se identifique, entre otros aspectos: la información que demandan, la que la organización les puede proporcionar, así como la forma y el momento de esta información.
Para ello tendremos que realizar una detección de las necesidades de nuestros stakeholders, escucharles y preguntarles, para poder cubrir más adecuadamente sus expectativas e intereses. Después, definiremos los objetivos que queremos lograr con cada uno de ellos, lo que determinará los mensajes y los medios que vamos a utilizar. Nuestra relación tiene que ser de forma ética, abierta y transparente.
El mensaje que queremos transmitir tiene que expresarse de forma que pueda ser fácilmente comprendido y no dé lugar a equívocos. Además, también debe cuidar el medio o herramienta de comunicación que va a utilizar.
 
Una vez que hemos enviado la información a cada grupo de interés deberemos hacer un seguimiento del impacto que ésta ha tenido en ellos: ¿cómo la han recibido?, ¿contiene información o datos que son de su interés?, ¿ha habido alguna forma de respuesta?...
 
 
 
 
 
 

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Qué temas no tratar en las conversaciones profesionales

    Qué temas no tratar en las conversaciones profesionales

    Hay conversaciones laborales que no se limitan exclusivamente a las cuatro paredes de nuestro despacho ni a la hora que puede durar una reunión.

  • Cómo organizar y desarrollar reuniones en países extranjeros

    Cómo organizar y desarrollar reuniones en países extranjeros

    Las pautas que se dan a continuación son muy generales. Cada reunión es diferente y depende de diferentes variables: la empresa (tamaño, sector, localización, etc.), las personas con las que vamos a tratar…

  • En una reunión de trabajo ¿sabes cómo darle la mano a tu interlocutor?

    En una reunión de trabajo ¿sabes cómo darle la mano a tu interlocutor?

    El contacto formal con otra persona se inicia dando la mano. En una reunión de trabajo, dependiendo de si somos los anfitriones o no, el saludo lo iniciaremos o esperaremos a ser recibidos. En cualquiera de los casos, no podemos obviar que somos la representación de la empresa, su imagen y vamos a hablar en representación de ella. La persona con la que vamos a conversar se va a formar muy rápidamente una impresión sobre nosotros y, por lo tanto, sobre nuestra empresa.

  • 7 técnicas de negociación

    7 técnicas de negociación

    No negociamos nunca con intermediarios, es una pérdida de tiempo y puede crear unas expectativas inadecuadas, ya que el intermediario / a, incluso con buena voluntad, nos puede hacer creer que nuestros planteamientos son aceptados y, en cambio, encontrarnos después de que nos han denegado el proyecto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies