Qué es Social Marketing

El consumidor es “el centro del universo”. Desde los primeros pasos del Marketing 1.0 y tradicional hasta el Marketing 2.0 y posteriormente el 3.0 se ha pasado de un marketing eminentemente pasivo a un marketing reactivo y en la actualidad, podemos definirlo (o se tiende a él) predictivo.

martes, 26 de mayo de 2020
Esto implica que queremos llegar al cliente de forma personalizada (cosa que de alguna manera se alcanza en el Marketing Directo), pero queremos más: queremos quedarnos. Queremos, en definitiva, establecer relaciones de FIDELIDAD con nuestros clientes: estamos en la época del marketing relacional.
 
Si hasta hace poco las compañías, las marcas, se conformaban con realizar campañas atractivas para capturar el corazón de sus clientes, en la actualidad el poder de las marcas ha quedado “reducido” a tratar de hablar con el consumidor. De entenderlo. Y aquellas que no lo hacen o no hayan estado dispuestas a hacerlo, posiblemente se estén “quedando por el camino”.
 
¿Qué ha pasado? ¿Qué hemos hecho mal?, se preguntan algunas organizaciones.  Sencillamente, nada; sólo, como en su día definió Theodore Levitt, ha habido “Miopía del Marketing”.
 
Aquellas marcas “miopes” que han seguido pensando que los consumidores iban a seguir “fieles para siempre” porque ellas eran las que sabían perfectamente cómo atraerles pueden tener sus días contados.
 
Ahora hay que cambiar la estrategia: en lugar de esperar a que el cliente se acerque a nosotros porque creemos tener el mejor señuelo, las marcas tienen que acercarse al consumidor. Tendrán que salir de sus “palacios de cristal” y trabajar no PARA el consumidor sino CON el consumidor.
 
Y para ello tienen que relacionarse con el consumidor, tienen que dialogar, tiene que tratar de pertenecer a sus círculos (redes sociales). Y de la única manera de atender con éxito a esta, digamos, nueva versión de consumidor es estar en permanente comunicación.
 
Cuando hablemos de S-Commerce no podemos limitarnos a pensar que consiste en colocar un punto de venta en las redes sociales. Con ello no basta y estaremos perdiendo el tiempo. Hay que profundizar más: hay que saber utilizar bien nuestros conocimientos de marketing y estrategia y plasmarlos en nuestra estrategia S-Commerce.
 
Tenemos por tanto que, primero, saber QUÉ quiere nuestro público objetivo: cuáles son sus gustos, sus hábitos, sus quejas… y en eso sí que tenemos que reconocer que las nuevas tecnologías nos pueden ayudar de manera clave.
 
Las variables del Marketing Mix para el éxito en el S-Commerce pueden ser las mismas que en el Marketing Mix convencional, salvo que el “place” puede ser “on-line” y no físico… pero como concepto y filosofía debo de posicionar mi producto/servicio de la forma más óptima posible.
 
Desde mi punto de vista, ahora tenemos una ventaja si sacamos provecho del S-Commerce: la información. Si sabemos aplicar la información que podemos tener en las redes de los gustos, preferencias, hábitos, quejas, críticas, etc, podemos conseguir lo que los usuarios siempre deseamos de nuestro proveedor: que nos entienda. Y tanto tiempo nos entienda, tanto tiempo seguiremos siendo fieles a nuestro proveedor.
 
Recuerdo un video donde se parodiaba una pareja que tenía problemas de relación y se comparaban escenas con un publicitario que seguía “anclado en el Marketing 1.0” y sus clientes.
La chica comentaba con sus amigas (¿redes?) “es que no me entiende, no me hace caso, no dialoga….” Y su pareja miope…. que lo hacía todo bien, que su relación iba perfectamente… ya os imagináis cómo acabó esa “historia de amor mal entendido”.
 
 
Y no olvidemos que estamos ante una categoría de compra participativa y activa de usuarios y organizaciones. Se basa en plataformas sociales que brindan servicios de redes sociales. A partir de ahí, los consumidores intervienen en las redes para, entre otras cosas, comprar/vender cualquier tipo de servicio/producto.
 
No olvidemos quiénes son los mayores usuarios de S-Commerce: la generación “millenial”.
 
¿Sabemos qué quieren los “millenials”? Pues eso es lo primero que tenemos que averiguar. Son nuestro público objetivo y los mayores usuarios de las redes sociales. Son, entre otras cosas, “nomófonos” (todo el día “pegados al Smart Phone…).
 
Pues esta generación es la que dará el SI o el NO al S-Commerce. Entre otras cosas, porque tienen unas características muy claras que lo que no les gusta lo cambian. Así que si ven que el S-Commerce “me gusta” pues triunfará. De lo contrario, “no me gusta” y fracasará.
 
A los “millenial” les gusta participar, dialogar, navegar, comentar, criticar, hablar, etc. y son también dados a poner sus propios artículos a la venta en Internet, así como opinar tanto por la posible compra de un artículo por otro “millenial” en las redes como por la venta de otros. En definitiva, y quizá por esa ventaja del anonimato, les gusta opinar y participar.
 
No olvidemos los “protagonistas” de esta serie de S-Commerce que son los millenials, y que la génesis de lo que fue el S-Commerce comenzó el día que a algunas organizaciones se les ocurrió combinar la potencia de las compras de los grupos con la venta de “cupones descuento” ofrecida por algunos de sus partners a los que les proporcionaban así la llave de entrada en sus redes.
 
Se gestaba así lo que podemos entender como una forma de “compra grupal”, incentivada por la venta colectiva de cupones descuento, cuyo máximo líder hasta ahora en el sector ha sido la compañía Groupon.
 

Regístrate gratis para conseguir el libro: Analizando los KPI's de Social Media

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies