Nueva economía y las Empresas B

Les contamos sobre la Nueva Economía y las empresas con propósito, según lo expuesto por Pedro Tarak, presidente del Sistema B.

martes, 12 de febrero de 2019
Nueva economía y las Empresas B
Nos invitaron a una charla con Pedro Tarak, presidente del Sistema B, acerca de la nueva economía y las empresas con propósito. El tema nos llamó la atención porque Ciclo propone en sí mismo un modelo de negocio entre el tercer sector -organizaciones sin fines de lucro- y las empresas privadas. Un híbrido que busca el desarrollo sostenible individual y colectivo desde una base económica rentable.

El Sistema B lo propone como “una economía donde el éxito se mida por el bienestar de las personas, de las sociedades y de la naturaleza”, y donde se pretende “redefinir el sentido del éxito en la economía”. Tarak expone la re-unión de las personas, que se activan y organizan para evolucionar. Se pregunta: “¿Cómo hacer para que la sociedad y el mercado vuelvan a unirse? ¿Cómo hacer para que el bien común sea lo que nos una?”. Pedro recuerda que “los límites ecosistémicos planetarios están traspasados… y la brecha social indica que el 1% de la población acumula más del 50% del patrimonio social.. No sabemos gestionar el riesgo de la convivencia”.

Empresas B

Las Empresas B son entidades que miden su impacto social y ambiental comprometiéndose a tomar decisiones considerando las consecuencias de sus acciones a largo plazo en la comunidad y el medioambiente. Son parte del Sistema B junto a otros actores del mercado como inversores, políticos y funcionarios públicos, las comunidades de opinión, y la academia (incluso tienen su propia Biblioteca B). Su compromisos se reflejan esencialmente en tres puntos concretos:
  1. Establecen el objeto social de los Estatutos de su empresa con un propósito agregado de bien público, buscando la creación de valor en lugar de la creación de lucro.
  2. Se someten a una herramienta de Evaluación de Impacto que incluye todos los aspectos relevantes para el desempeño adecuado de la compañía, incluida la gobernanza. Este es un instrumento de auto-evaluación, y está abierto para ser usado incluso por entidades externas al Sistema B. Con esta evaluación, las Empresas B dan seguimiento longitudinal a su organización, permiten las auditorías externas, y hacen públicas las respuestas lo cual humaniza al sector privado.
  3. Amplían el concepto de la cláusula de sociedad fiduciaria -que usualmente protege los intereses del inversor, para que alcance a los intereses de un público más amplio. Esto lo facilita la misma estructura de las Empresas B al solicitar a sus propios accionistas que realicen tal decisión y la promuevan.

Cultura del encuentro

 
Conclusión memorable por parte de Tarak: la “cultura del encuentro” es “una oportunidad para que nos cuidemos”. Y es que en definitiva, las estructuras que hemos creado como civilización requieren una apasionada búsqueda por la rentabilidad en el desarrollo sostenible y los valores sociales. Los opuestos caridad/lujo, pierden sentido en las condiciones actuales.
 
Nueva economía y las Empresas B Nueva economía y las Empresas B
Foto: María Luisa Mészáros

Para Ciclo, las experiencias culturales y artísticas tienen alto valor intrínseco, y contribuyen al posicionamiento de marca en tanto generadoras de comunidad. Muchas veces las empresas piensan que su inversión debe ir enfocada únicamente a la captación de clientes y conversión a ventas. Es cierto que sin clientes y sin ventas -o sin donantes y donaciones, en el caso del tercer sector- el emprendimiento o la organización de poco valen, pero hoy día, las personas, es decir, los consumidores, no queremos ser tratados utilitariamente. Las experiencias significativas, nuestra capacidad creativa y propositiva para con la marca generan atracción hacia el bien o servicio que se nos esté mostrando. Por tanto, validamos la conclusión de Tarak, al hacer énfasis en reconectar como seres humanos, y que en medio de esa vivencia de los valores sociales que nos hacen más persona, se den las transacciones comerciales requeridas para cumplir nuestros deseos y necesidades y, por qué no, lograr esto sin menospreciar los deseos y necesidades de los demás y del ambiente.lin

Por MariLu Mészáros

Si querés posicionar tu marca de manera estratégica e innovadora, ¡contactanos!

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Educación para todas las personas

    Educación para todas las personas

    Una comunidad que vive para la comunidad es una más justa y feliz. El reto es que cada uno de nosotros se proponga hacerlo en su propia comunidad.

  • De Costa Rica para el mundo

    De Costa Rica para el mundo

    Follajes Karisa genera valor social para la comunidad de Jabillos de Turrialba a través de las actividades propias de su emprendimiento. Ciclo les acompañó esta semana y Faby Zeledón nos cuenta su experiencia.

  • Ciclo: emprendimiento hacia el vínculo social

    Ciclo: emprendimiento hacia el vínculo social

    Les contamos la historia de esta nueva empresa tica producto de nuestro máster en Emprendimiento.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies