5 hábitos para ser un directivo digital

¿Qué debes hacer para que las nuevas tecnologías no te sorprendan mirando hacia otro lado?

viernes, 21 de agosto de 2020
5 hábitos para ser un directivo digital

¿Eres directivo de una empresa o el encargado de gestionar un equipo de trabajo? Si este es tu caso debes tener claro que es necesario que aprendas a estar preparado para que los cambios no te sorprendan. Si los nuevos cambios te encuentran desprevenido será mucho más difícil seguir el ritmo de las empresas de tu competencia que sí han sabido ver lo que venía. Esto es lo que deja a muchas compañías en el camino y las diferencia de otras que sí han sabido aprovechar las oportunidades.5 hábitos para ser un directivo digital

Nuevas tecnologías, nuevos modelos de negocio, nuevas formas de comunicarse tanto dentro de la empresa como con los clientes… Los cambios hoy en día se producen de una forma muy rápida y solo las personas y empresas que se han preparado para lo que venía, son las que pueden y podrán subirse al tren de la era digital.

Para conseguir que tu empresa o equipo de trabajo sea lo más competitivo posible en un entorno que ya es digital es necesario contar con un directivo y líder que también lo sea.

¿Cómo puede un directivo convertirse en un directivo digital? Pues los directivos necesitan acostumbrarse a realizar 5 hábitos para convertirse en directivos digitales:

1. Piensa como un Geek:

- Incluye en la agenda una “sesión de desafío”. Invita a los líderes senior, al equipo de tecnología y al de marketing a que respondan de manera conjunta a una pregunta crítica: si el software está devorando el mundo, ¿cómo podría devorar a nuestra empresa?

- Enseña a tu equipo a programar una aplicación. Aprende a desmitificar la tecnología invitando a un grupo de directivos a que realicen un curso de un día de programación.

2. Saca tiempo para mirar más allá de tu empresa:

- Suscríbete a un servicio de noticias sobre desarrollos tecnológicos en tu industria y utiliza el método “5 en 5”: todos los días destina cinco minutos a las cinco de la tarde para leer en profundidad una noticia que te haya parecido interesante y compártela con los demás.

- Mantén reuniones periódicas con innovadores. Cuando la gente está continuamente apagando el incendio, es fácil pasar por alto lo que está pasando fuera. Invita a los innovadores de la industria a sumarse y así también podrás encontrar nuevo talento e incorporarlo a la empresa o nuevas ideas para llevarlas a la práctica. Demuestra que sois innovadores y que estáis abiertos a nuevas ideas.

3. Compórtate como si fueras tu cliente:

- Piensa en móvil. Más de mil millones de personas tienen un smartphone en sus bolsillos. Piensa qué es lo que tu compañía está poniendo en esa pequeña pantalla y pregúntate: ¿hace la vida de tus clientes o consumidores más fácil, mejor y más rápida? Te asombrarás de la cantidad de cosas que podrías estar haciendo mejor.

- No ignores esa aplicación que todo el mundo está utilizando. Descárgatela y utilízala. ¿Tienes una cuenta de Instagram o en Pinterest, utilizas sitios de descuento? Es hora de que lo hagas, y si necesitas pistas, pregunta a los más jóvenes.

4. Rodéate de las personas adecuadas:

- Encuentra un “mentor reverso”. Una persona interesante, fuera de lo común, que te oriente para ir a través del mundo digital y comprenderlo. Los CIO o CTO pueden sugerirte candidatos.

- Reflexiona sobre tu equipo. Pregúntate, junto al director de RRHH: ¿qué estamos haciendo?, ¿a quién estamos contratando?, ¿tenemos las estructuras adecuadas?, ¿necesitamos nuevos perfiles?

5. Acuérdate que el 99% es trabajo:

- Celebra los pequeños logros. Entusiásmate por las mejoras en tecnología, las más pequeñas, no por el plan a tres años. Y hazte preguntas como qué lanzarás después o cómo mejorarás la experiencia del cliente.

- Aumenta el metabolismo corporativo. Finaliza las reuniones en la mitad de tiempo, pregunta cómo puede completarse una tarea en un mes en vez de en seis. Favorece el trabajo rápido. Establece una cultura de intentar, fallar rápido, aprender y moverse hacia adelante. No te detengas a inventar lo innecesario. Un ejemplo de esto fue una compañía que estaba planeando desarrollar su propio sistema de comunicación pero terminó utilizando Snaptchat, que está disponible, es gratis y hace el trabajo necesario.

Además, te recomendamos la Formación Continua, ya que te ayudará a estar al tanto de las últimas tendencias del sector en el que trabajas y conseguir así que tu empresa esté a la vanguardia en innovación y sea lo más competitiva posible en un mercado cada vez más cambiante.

 

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • ¿Cuáles son las reglas básicas del trabajo en equipo?

    ¿Cuáles son las reglas básicas del trabajo en equipo?

    Nuria Oriol, profesora de habilidades directivas, nos explica los beneficios del trabajo en equipo

  • Atención al cliente

    Atención al cliente

    La atención al cliente es uno de los aspectos, que, según los propios clientes, más importancia tiene en la fidelidad a una marca o empresa. Para la propia empresa la atención al cliente supone una de las bases para el establecimiento de una relación con el cliente, con lo que ello conlleva. Además, la atención al cliente se ha convertido en una importante fuente de diferenciación, aunque para llegar a alcanzar esta diferenciación hay que establecer una estrategia focalizada a la misma y dedicar un gran número de recursos, convirtiéndose en una estrategia en sí misma. Pocas empresas llegan a cumplir este último punto.

  • Clasificación de las empresas

    Clasificación de las empresas

    Vamos A clasificar las empresas según 6 criterios: Tamaño, Actividad, Ámbito de actuación, Finalidad de los beneficios, Titularidad del capital y Forma Jurídica

  • La sostenibilidad

    La sostenibilidad

    La palabra sostenibilidad aparece incluida por primera vez en la vigésima tercera edición del Diccionario de la Real Academia Española (2014). Sin embargo, fue empleado por primera vez en 1987 en el informe socioeconómico Brundtland, elaborado para la ONU con el término de desarrollo sostenible (o sustentable), en el que se hacía referencia a “Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades”.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies