El día a día de un analista web

¿Es imprescindible la figura del analista en una organización? ¿En qué departamento debería de estar? ¿Qué funciones son propias de su puesto y cuáles no?

martes, 08 de diciembre de 2020
Para que una organización vaya por el camino correcto, debería de velar porque la analítica web se encuentre al alcance de todos, sería erróneo considerarle como un departamento o grupo de trabajo, sino por un conocimiento que debería de estar a la orden del día en todas las personas que forman parte del negocio. Muchas de las acciones en la actualidad se basan en función de los datos, cuando en años anteriores (el comienzo del siglo XXI), se tomaban decisiones sin registro alguno. Hoy en día las ventajas en Internet son cada vez más estrechas, ya que en sus comienzos una cuota de conocimiento podía traslucirse en buenos resultados, ahora nos encontramos con muchísimos expertos en este campo, luchando por una posición en el mercado. Por ello y de cara a ser competitivos, resultará impredecible la “evangelización organizacional”, que no consiste en otra cosa que “educar digitalmente” a todas las personas que se encuentren en contacto con el negocio core. En cualquier proceso de transformación digital existen ganadores y perdedores, así como diferentes tipos de predisposición de los empleados a la hora de afrontar los cambios.El día a día de un analista web
 
Retomando las preguntas de párrafos anteriores el perfil analista resultará imprescindible en organizaciones con relativa importancia. Es complicado encontrar perfiles exclusivos en pequeñas empresas, más que nada porque las partidas presupuestarias no lo permitirían, abundando así perfiles híbridos en este tipo de organizaciones. La analítica web es imprescindible en todas las empresas, aunque el perfil del analista exclusivo dependerá de los recursos que la compañía disponga.    
 
En cuanto a las labores que ejecutará un analista, dependerá del sector en el que se encuentre, pero las acciones estarán siempre encaminadas a una continua optimización. Sin optimización no hay analítica web.
 
Cómo es la vida laboral de un analista web
 
 
Dentro de las tareas principales que realiza un analista, podemos destacar:
 
La elaboración de cuadros de mandos: El analista tiene que circular la información verticalmente por toda la organización. Todos los miembros deben estar informados. Entre los diferentes cuadros de mandos podemos destacar el cuadro SEO, en el que evaluamos cómo ha ido funcionando esta fuente de tráfico, un cuadro de mando global por productos, situacional, etc. Lo que es importante es que estos cuadros cuando los elaboremos nos lleven tiempo el primero, luego intentar automatizar la mayoría de ellos para que no perdamos el tiempo en realización sino en ejecución.         
Algunos de los datos que se recogen son:
-Tráfico total medido en instancias (instancias son accesos, similar a visitas)
-Tráfico procedente de buscadores     
-La distribución por fuentes de tráfico 
-Estimaciones de SEO Branding y SEO Keyword (%)
- Cambios porcentuales versus mes anterior y mismo mes año anterior.
Instancias totales  
-Busquedas totales
-% Búsquedas totales       
-SEO Branding       
- SEO Orgánico      
- SEO Not provided
- Estimaciones SEO Branding y SEO Orgánico  
- etc.
Los datos deben de ir acompañados con gráficos con el objeto de que la información sea visual. 
 
 
Es importante la revisión de los datos procedentes de los paneles y compararte con tu competidor directo.
 
Seguimiento diario de audiencia: Elaboración de dashboards que recojan los principales datos diarios (navegadores únicos, páginas vistas, fuentes de tráfico, etc.)    
 
Cierre censal mensual: A final de mes realizar un informe amplio sobre aspectos importantes.
 
La relación entre empresas del Grupo: En el caso de que tratéis con un Grupo de Empresas, tenéis que ser el nexo conector entre las diferentes compañías, con el objeto de potenciar las sinergias y generar tráfico entre los diferentes portales web.
En el caso de que no trabajéis en un Grupo, tendréis que saber manejar las relaciones con portales web con el objeto de llegar a acuerdos de colaboración.   
Adelantarse a los hechos: Intentar y/o detectar cambios de tendencias que afectarán a nuestro producto.   
 
Conocer el perfil de nuestros usuarios: El analista deberá conocer a través de las diferentes fuentes de información (herramientas site-centric o user-centric) el perfil de nuestros usuarios. Por perfil demográfico entendemos aquella información relacionada con la localización geográfica del usuario, composición porcentual por continentes, rangos de edad, salarios, tamaño familiar (miembros en la familia), intereses, dónde visitan antes que nosotros y hacía dónde van luego, etc. Además, es importante conocer la información censal que recopilamos de los usuarios. Franja horaria que se conectan, cuántas visitas efectúan nuestros usuarios en promedio, desde qué dispositivos, sistemas operativos, etc. Toda esta información tiene como objeto conocer mejor a nuestros usuarios, saber qué buscan y qué quieren, para ofrecerle, entre otras cuestiones, una mejor experiencia.         
 
Manejar los pulsos con comScore: En España, comScore es el medidor único de referencia.
 
Mejorar el producto constantemente: A través de los surveys u otros métodos podemos conocer el feedback de los usuarios, y mejorar en aquellos puntos que detectemos a partir de entonces.
 
Detectar necesidades de marcado: Una web, y si es más grande más a menudo, realizan mejoras o incluso lanzan nuevos productos. El analista debe velar por el correcto marcado de las herramientas de cara a recoger la información de la navegación de los usuarios. Si un producto no tiene marcado censal no podremos recoger información relacionada con la campaña.
 
Investigación: Estudiar los mercados y buscar posibles partners. Detectar tendencias.
 
El trabajo que desempeña un analista variará en función del tamaño de la empresa para la que trabaje. Si es muy grande, probablemente haya al menos una persona dedicada en su totalidad a la analítica web. Sin embargo, a medida que la compañía sea más pequeña, mayor será la compaginación de tareas con otras funciones. Un buen analista además de ser rápido, intuitivo, lógico, etc. debe tener visión de negocio, saber dónde está, a dónde quiere ir la empresa y explotar la información que tenemos al alcance.
 
 
 

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies