Palabras “mágicas” para vender más

El fin de cualquier negocio es vender. Unos se conforman con poco y otros quieren más, pero si no hay ventas, no hay negocio. Un tanto por ciento de esa venta se produce gracias a la comunicación.

viernes, 12 de febrero de 2021
Tags:
Para vender, aparte de otros “detalles” necesarios, como puede ser el producto o servicio ??, también hace falta la comunicación, ya sea la oral que se mantiene con el cliente, ya sea la escrita que enviamos en un correo de email marketing, ya sea la que pongamos en un anuncio o, ¡importantísimo!, en los textos de la web, entre otras.
Las palabras tienen poder, son poderosas. Y llamamos palabras poderosas a aquellas que se usan para convencer, para persuadir, para motivar, etc. No solo se emplean en Marketing, sino que su efecto incide también en el deporte (con el ánimo de los entrenadores a sus jugadores), en el ejército (cuando los mando superiores les hacen sentir poderosos a los soldados), en el político (cuando se quiere influir en el resto de partidos opositores o cuando quieren convencer a la multitud de algo)... Usar las palabras adecuadas consiguen los objetivos establecidos.
 
Hay ciertas palabras que, usadas correctamente en las ventas, consiguen inclinar la balanza en una decisión de compra efectiva.
 
 
Cómo usar las palabras casi mágicas.
 
Lógicamente, unas palabras no van a ser la poción mágica para que cada persona que las lea realice una compra, pero sí que ayudan. Sin embargo, no conviene abusar de ellas y ponerlas en tu texto porque sí. Como en todo, es necesaria la coherencia y saber emplear las adecuadas en el momento o espacio necesario.
 
Para comenzar, no escribas lo que a ti te gustaría leer, sino lo que a tu cliente le gustaría leer. Comienza desde el principio a captar su atención, así que pon las palabras que quiere ver en el encabezado.
 
¿Cuáles son las palabras que tus clientes quieren escuchar o leer?
 
Gratis y Ahorro. Son dos de ellas, ya que, en primer lugar, a todos nos gusta recibir regalos y, en segundo, tener que pagar menos por algo nos aporta una carga emocional. (ej. Consigue gratis una almohada de plumas con la compra de tu colchón / Ahorra un 25% en la compra de tu segundo libro).
 
Oportunidad. Porque cuando vemos esta palabra lo que nos viene a la mente es que quedan pocos, que hay escasez. (ej. Última oportunidad para apuntarse al curso de marketing digital).
 
Nuevo. ¿Quién no quiere estar a la última? ¿a quién no le gusta estar informado sobre algo que no conocen? Todos tenemos un punto de alerta que nos hace emocionarnos cuando descubrimos algo nuevo y que, encima, nos interesa. (ej. Prueba el nuevo perfume de X).
 
Mejor. ¿Por qué conformarse con lo mismo si podemos tener lo mejor? (ej. Descarga las mejores herramientas de marketing).
 
Comprobado. Es una manera de construir confianza sobre informaciones que ya están verificadas. (ej. El mejor quitamanchas del mercado, ¡comprobado!).
 
Garantizado. Como no podría ser de otra forma, nadie quiere nada que no ofrezca garantías. (ej. Te garantizamos que no lo encuentras por este precio / Con garantía de 7 años, porque confiamos en lo que hacemos).
 
Recomendado. Estamos en la era de las opiniones. Antes de comprar nada buscamos qué le ha parecido al resto de usuarios. Conocer la experiencia de otros nos da más confianza y seguridad, (Ej. Recomendado por nuestros clientes -si se tienen las opiniones que lo demuestran, mejor-).
 
Resultado (seguro). Es la forma de que el cliente “vea” que el objetivo por el que va a comprar el producto o servicio es real, tiene resultados. (ej. Prueba nuestro nuevo método y obtén resultados en 4 semanas).
 
Fácil. Posiblemente no a todo el mundo le guste lo fácil, pero que bien viene cuando te encuentras con textos simples, a los que no tienes que dedicar mucho tiempo en saber qué te quiere decir o qué tienes que hacer. (ej. 7 recetas fáciles para hacer bizcochos).
 
¡Ya! La inmediatez en la que vivimos hace unas décadas no nos permite dejar las cosas que nos interesan para luego. Lo queremos ahora, ya y, si no puede ser ya, con un límite horario que nos dé seguridad (ej.: Lo tendrás en tu casa en 48h).
 
Hay otras muchas palabras que son poderosas, que generan confianza en los clientes, que consiguen resultados: “imagina”, “disfruta”, “convierte”, etc. Solo es necesario cuál de ellas elegir en el momento adecuado y con cada cliente en concreto.
 
Y para finalizar: no te olvides. El cliente quiere que le hables a él. Personaliza el mensaje. No le hables de “nosotros”, sino de “tú”.
 
La Comunicación con los clientes y usuarios es vital e imprescindible. ¿Quieres aprender más sobre ella? En nuestro Máster en Marketing Digital + Especialización la vas a ver en detalle y vas a poner en práctica todo lo aprendido.

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

  • Beneficios del marketing de contenidos

    Beneficios del marketing de contenidos

    ¿Cómo puede ayudar a tu empresa una buena estrategia de marketing de contenidos?

  • ¿Te gustaría conocer el Máster en Marketing Digital de Spain Business School?

    ¿Te gustaría conocer el Máster en Marketing Digital de Spain Business School?

    Toda la información sobre el Máster en Marketing Digital y sus especializaciones

  • KPIs, ¿qué son y cuáles elegir en tu estrategia de marketing digital?

    KPIs, ¿qué son y cuáles elegir en tu estrategia de marketing digital?

    Medibles, específicos, cuantificables… ¿cuáles son las características de un KPI?

  • La retención del cliente

    La retención del cliente

    La retención supone poner una última barrera de salida al cliente cuando ya ha dicho que se quiere ir de una empresa, en general de servicios. Esta barrera de salida suele referirse a un gran descuento, un up grade en el servicio o un regalo. Lo primero que hay que tener claro es que la retención no es fidelizar, se puede considerar como una última herramienta que podemos utilizar para que el cliente no se vaya, pero la fidelización es por definición muy distinta a la retención. Esta última es reactiva porque el cliente nos ha reclamado atención diciendo que se va a ir y en definitiva tiene un enfoque transaccional, frente a la proactividad y al enfoque relacional de la fidelización. En muchos casos la aceptación de esta oferta “irrechazable” implica la aceptación de compromisos de permanencia en las empresas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies