Trabaja tu memoria y estudiarás mejor

La memoria es una gran aliada de los estudios

miércoles, 08 de abril de 2020
Por supuesto, para aprender hay que formularse preguntas, ampliar información, leer a más autores y otra serie de acciones. Si, además, tienes buena memoria vas a poder fijar (fase de registro), conservar (fase de codificación) y reproducir (fase de recuperación de datos) cualquier tipo de recuerdo del que podrás sacar provecho cuando lo necesites.Trabaja tu memoria y estudiarás mejor
 
¿Por qué es importante la memoria para los estudiantes?
 
En cualquier ámbito de nuestra vida la memoria es importante y, como no, en el periodo académico también. Los estudiantes tienen que entender y retener información sobre temas muy variados de los que van a tener que demostrar lo que han aprendido al poco tiempo (los profesores imparten las clases y a las pocas semanas los alumnos tienen que realizar los exámenes de las diferentes materias). Así, una buena memoria ayuda a conseguir mejores resultados.
 
Existen dos tipos de memoria, la que debes de trabajar es la que va a largo plazo:
  • La memoria a corto plazo o memoria primaria es la capacidad para mantener en mente de forma activa una pequeña cantidad de información y que esté disponible durante un corto periodo de tiempo.
Este tipo de memoria puede desvanecerse o pasar a formar parte de la memoria a largo plazo, como por ejemplo puede ser retener un número de teléfono durante los segundos que tardamos en apuntarlo o irlo repitiendo hasta dejarlo fijado.
 
  • La memoria a largo plazo nos permite codificar y retener una cantidad grande de información durante un periodo largo de tiempo. Los recuerdos que almacenamos en la memoria a largo plazo pueden durar varios años.
Ésta es la más importante para un estudiante.
 
Cómo trabajar la memoria a largo plazo
 
Pueden resultar unas acciones muy básicas, pero son las que recomiendas todos los expertos:
 
  • Duerme lo suficiente y descansa. Mientras que estés descansando tu cerebro seguirá trabajando. Este es su momento para momento clasificar toda la información que ha ido absorbiendo a lo largo del día.
  • Lleva una alimentación saludable, en la que incorpores fósforo, potasio, magnesio y glucosa (en su justa medida). De esta forma, tus neuronas no son una excepción y necesitan de una dieta equilibrada para cumplir su función de manera óptima
  • Bebe con moderación. Los excesos de alcohol son enemigos de la memoria
  • Practica deporte. La práctica de ejercicio ayuda a mejorar la oxigenación del cerebro, lo que le permite trabajar mejor
  • Ejercitar la relajación. Está demostrado que el estrés bloquea la memoria.
  • Cultiva el interés por los temas que debes memorizar, aunque te resulten aburridos. No hay duda de que se recuerdan mejor las cosas que nos interesan que las que nos aburren, pero hay que tratar de asociarlas a otras cosas más amenas.
  • Haz ejercicio mental. Obliga a tu cerebro a pensar (haz multiplicaciones, recuerda una conversación, repasa aquella receta que hace años que no haces, deletrea el estribillo de tu canción favorita...). Y también ejercicios de concentración.
  • Todo aquello que necesites recordar sí o sí, apúntalo en un papel (una o varias veces, las que sean necesarias) y léelo
 
 

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies