¿Quién y para qué quiere mis cookies?

A las compañías les interesa saber qué preferencias y cuáles son los hábitos de un usuario en su web para poderle ofrecer mejor experiencia, de ahí que en todos los sitios nos "coloquen" la cookie.

martes, 22 de octubre de 2019
Tags:
En un artículo anterior me comprometí a contar algo de las famosas cookies de navegación, o galletas informáticas, que nos instalan cuando queremos navegar por un sitio web. Comenzaré diciendo que la cookie es un pequeño archivo que contiene cierta información sobre un usuario y que es enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que éste sitio web puede consultar la actividad que el usuario ha realizado previamente.

Lo que te estarás preguntando ahora es qué tipo de información guardan las cookies sobre nosotros. Quédate tranquil@ porque no nos espían como el spyware, solo quieren datos de nosotros poco relevantes, pero que para las empresas sí que lo son. Podríamos resumirlo en que lo que a una compañía principalmente le importa son las preferencias y los hábitos de un usuario para poderle ofrecer mejor experiencia.

Por ejemplo, si hay un sitio web que visitas a menudo, la cookie recordará cosas que hayas hecho anteriormente y tratará de hacerte la navegación por esa página un poco más fácil, e incluso puede conseguir que las páginas se carguen un poco más rápido. Las cookies ya existen desde hace mucho, su origen viene de la mano del e-commerce, concretamente con la compañía Netscape. Para realizar una compra en un comercio electrónico hay que cargar el producto en el "carrito o cesta de la compra". Para poder añadir productos y seguir viendo otros artículos es necesario almacenar los datos de los que hemos seleccionado en algún sitio.

Y si la instalación de cookies se lleva haciendo tantos años ¿por qué es en éstos tres últimos cuando las webs nos advierten de su presencia e incluso algunas nos obligan a aceptarlas para seguir navegando por su site? Como explicaré más adelante, existen diferentes tipos de cookies, algunas de ellas, como son las publicitarias, no buscan el beneficio del usuario sino de terceros. Éste tipo de cookies tienen que ser más intrusivas para conocer las preferencias del usuario y poderle ofrecer una publicidad acorde con sus gustos o necesidades.

Por este motivo, en el apartado segundo del artículo 22 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, se establece que cuando un usuario visita por primera vez una web debe consentir la instalación de sus cookies, para lo cual los propietarios de la web tienen que poner a disposición de los usuarios un procedimiento por el que se informe del tipo de cookies que se van a instalar cuando visitemos esa web, de quién las instala y para qué, y la forma de desactivarlas.

Y ¿cómo nos damos cuenta nosotros de que una web ha instalado las cookies? Un ejemplo puede ser cuando entramos a Facebook, Twitter -cualquier sitio en el que tengamos que registrarnos-, navegamos o realizamos la consulta que queremos y cerramos la sesión; a la siguiente vez que volvemos a visitar la red social o el e-commerce la sesión continúa iniciada y no tenemos que volver a introducir nuestros datos.? También nos damos cuenta cuando, por ejemplo, estamos buscando un lugar para alojarnos en Portugal y, después de realizar tres búsquedas sobre el asunto, empiezan a aparecer anuncios sobre hoteles, casas rurales, incluso sobre vuelos u otro tipo de comercio relacionado con el turismo... aunque las siguientes búsquedas que realicemos no tengan nada que ver con el sector turístico.

Tipos de cookies
Las cookies las podemos clasificar según su duración, su finalidad y su gestor. Según su duración pueden ser de sesión o persistentes. Las de sesión son aquellas que solo interesa conservar para la prestación del servicio solicitado por el usuario en una sola ocasión. Las persistentes son aquellas cookies que mantienen los datos almacenados por el tiempo que haya definido el responsable de la cookie -puede ser 50 minutos, un día, dos semanas, tres meses, dos años.- y que pueden ser consultadas y tratadas en este periodo.

Dependiendo de quién sean las cookies existen dos tipos de gestores, las propias y las de terceros. Las cookies propias son las que crea y gestiona el responsable del sitio web. Las de terceros se envían al equipo terminal del usuario desde un equipo o dominio que no es gestionado por el editor, normalmente de proveedores.

Hay proveedores que las instalan con fines analíticos, como las cookies de Google Analytics que se utilizan con el fin de analizar y medir cómo los visitantes usan determinado sitio web. Estas cookies recopilan información en forma anónima, incluyendo el número de visitantes al sitio, cómo han llegado al mismo y las páginas que visitó mientras navegaba por él. La información que sacan sirve para elaborar informes que permiten mejorar ese sitio. Lo mismo ocurre con las cookies de Facebook o de Twitter, que se instalan con fines analíticos. Se utilizan para contabilizar el número de usuarios que han visto un perfil de la red social incluida en ese sitio web o para visualizar un comentario o tweet incluido en él.

Dependiendo de la finalidad de las cookies, además de las analíticas que acabo de nombrar, pueden ser de tipo técnico, de personalización, de análisis, publicitarias o de publicidad comportamental.

Las cookies técnicas, entre otras cosas, permiten saber cuándo está navegando un humano o una aplicación automatizada, cuándo navega un usuario anónimo y uno registrado. Entre sus principales cualidades podemos destacar que se trata de aquellas que permiten a los usuarios la navegación por la web, plataforma o aplicación y la utilización de los diferentes servicios u opciones que existen en la web, como puede ser la de acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra, poder inscribirse a la participación de un evento, etc. YouTube, por ejemplo, instala cookies técnicas con diferentes intenciones, entre otras las de almacenar contenidos para la difusión de los vídeos, ejecutar los mismos de manera remota y obtener los datos del retraso de la conexión con el servidor.

Las cookies de personalización permiten al usuario acceder al servicio con ciertas características predefinidas, como pueden ser la elección del idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede, las opciones de volumen para visionar vídeos, etc.

Las cookies publicitarias permiten gestionar de forma eficaz los espacios publicitarios que el gestor haya incluido en una página web, en base a criterios como el contenido editado o la frecuencia en la que se muestran los anuncios.

Las cookies de publicidad comportamental, como su propio nombre indica, tienen como finalidad recopilar la información sobre el comportamiento de los usuarios. Esta información la obtienen a través de la observación continuada de los hábitos de navegación del usuario, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

No son virus
Después de esto comprobamos que las cookies no son peligrosas, ni son ningún virus. Sin embargo, debes de saber que las cookies sí se pueden desactivar, con una serie de consecuencias. Las principales "secuelas" si las desactivas son: no poder compartir contenidos de esa web en Facebook, Twitter o cualquier otra red social -todas las redes sociales usan cookies, si las desactivas no podrás utilizar ninguna-. Tampoco podrás acceder al área personal de esa web, como por ejemplo Mi cuenta, o Mi perfil o Mis pedidos. En el caso de que la web sea una e-commerce, te será imposible realizar compras online. Además, el sitio web no podrá adaptar los contenidos a tus preferencias personales, mientras que a él tampoco le entrarán ingresos por publicidad sectorizada.

La próxima vez que te aparezca el famoso "Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de cookies", ya sabrás a qué tipo de cookies se refieren las webs, plataformas o aplicaciones.

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies