¿Tienes madera de emprendedor?

20 preguntas para plantearte si quieres emprender

jueves, 10 de enero de 2019
¿Tienes madera de emprendedor?
20 preguntas para saber si tienes madera de emprendedor
El emprendedor, ¿nace o se hace? Aunque muchas características se adquieren por la formación, aprendizaje y experiencia, algunas como la pasión o la tolerancia al riesgo son innatas en los emprendedores. Si estás pensando en emprender te proponemos 20 preguntas que te pueden ayudar a hacer un autodiagnóstico de tus fortalezas y aspectos de mejora.

1. ¿Te consideras una persona optimista?
Un emprendedor siempre ve el vaso medio lleno. Si tiene un proyecto, el emprendedor está dispuesto a arriesgar el poco o mucho dinero del que disponga e, incluso, su entorno familiar.
 
2. ¿Siempre has tenido un espíritu curioso?
Los emprendedores son personas curiosas. Se interesan por todo. No se trata de dejar que las cosas les sorprendan, sino que van a buscarlas.
 
3. ¿Te identificas con un carácter perseverante?
Si un emprendedor no está motivado, por mucho que se asocie con otras personas que estén motivadas, si algo sale mal, terminará tirando la toalla.
 
4. ¿Confías realmente en tus posibilidades?
La persona emprendedora tiene que tener confianza absoluta en su proyecto y en que está preparada para sacarlo adelante.
 
5. ¿Piensas que has nacido con madera de líder?
Se trata de la capacidad y disposición asumir la dirección y la responsabilidad del trabajo de un grupo de personas. La mayor parte de los emprendedores experimentan un liderazgo precoz.
 
6. ¿Tienes una idea y eres capaz de desarrollarla?
Visión, proyección en el futuro, del lugar que ocuparán sus productos, así como de la imagen del tipo de organización necesaria para conseguirlo.
 
7. ¿Te sobra capacidad de iniciativa?
Se trata de romper con lo establecido y conocido para buscar nuevas maneras de hacer las cosas y desarrollarlas.

8. ¿Has salido a la calle y conoces el mercado?
O lo que es lo mismo: ¿eres capaz de explicar a los consumidores para qué sirve tu producto o tu servicio y cómo va a mejorar sus vidas? Lo más importante es que haya mercado, que no tengas que pelearte para conseguir clientes. Después tienes que plantearte qué podrá detener a tu competencia en el caso de que quiera copiar tu modelo de negocio. Si sales en un mercado nuevo, tienes que tener muy claro qué explica el cambio que se ha producido en los consumidores o en el mercado para que haya surgido esa oportunidad. Si se trata de un mercado maduro, tienes que tener muy claro en qué medida y de qué forma vas a ser capaz de modificar ese mercado.
 
9. ¿Miras al medio y largo plazo o solo al corto?
Proyectar tu negocio más allá del corto plazo. Son personas que tienen un proyecto y lo visualizan.
 
10. ¿Temes arriesgar la estabilidad familiar?
La capacidad de asumir riesgos es una prueba de fuego que separa a los verdaderos emprendedores de las personas creativas o de los que son solo intraemprendedores.

11. ¿Tienes miedo de perder dinero?
Hay que tener una disposición a afrontar riesgos calculados, recordando al mismo tiempo que los riesgos deben diversificarse. Tiene que asumir que va a tener que ser capaz de subsistir durante una temporada con unos beneficios bajos, o sin beneficios en absoluto.
 
12. ¿Puedes controlar tu frustración?
Es normal que no todo salga bien a la primera, pero es necesario saber afrontar los obstáculos que se pueden interponer en el camino y perseverar.
 
13. ¿Qué tal te adaptas a los cambios?
El emprendedor se caracteriza por la capacidad para adaptarse a condiciones muy diversas, encontrarse a gusto en ambientes muy diferentes y tratar con personas de características distintas a las suyas propias, así como por tolerar los cambios frecuentes en su entorno y una dosis elevada de estrés.
 
14. ¿Tienes dotes de comunicación?
Todos los emprendedores con éxito son buenos o excelentes comunicadores. Son capaces de expresar deseos, necesidades, objetivos, ideas a sus socios, clientes y proveedores. Saben vender sus ideas. Tienen capacidad de comunicación y de obtención de la información adecuada para lograr los objetivos que se persiguen o para la generación de relaciones de colaboración.
 
15. ¿Defiendes con habilidad tus posturas?
Asertividad, que no agresividad. El emprendedor tiene que estar dispuesto a defender sus opiniones, sus posiciones, sus intereses. Los emprendedores toman sus decisiones por sí solos, aunque contrasten opiniones. Equivocarse en una decisión no supone el fin de nada. Habitualmente ayuda a pisar tierra.
 
16. ¿Sabes trabajar en equipo? ¿Sabes delegar? ¿Sabes crear equipos?
Capacidad de liderazgo, de convicción, de seducción, de conocimiento, de comunicación, pero para arrastrar a un equipo tienes que tener un buen proyecto. Hay que saber motivar a la gente.
 
17. ¿Eres hábil a la hora de negociar?
Precios, contratos de servicio, alianzas, captaciones de capital… un emprendedor se enfrenta constantemente a la necesidad de negociar. Y lo hace tanto externamente con clientes, proveedores o socios potenciales, como con personas de la propia organización: colaboradores, superiores o subordinados.
 
18. ¿Tienes orientación comercial?
No es imprescindible. Un emprendedor ha de ser un buen comunicador interno y externo. Ahora bien, no se trata tanto de no ser buen comercial como de saber transmitir tu visión de la empresa, del producto, de cómo se tiene que ofrecer el servicio a un comercial: qué y cómo quieres vender, y cuál es la imagen que quieres dar. Además, el emprendedor nace, pero también se hace.
 
19. ¿Tienes conocimientos de gestión fiscal?
Conocer el marco legal por si tendrás que tener cintura más adelante. No se trata de ser un experto, sino de saber en qué entorno te vas a mover. No se trata tanto de que sepas cómo calcular el IVA, sino de cuándo tienes que ingresarlo para que puedas hacer una previsión a tiempo. Cuando hables con tu asesor financiero, además, deberías entender todos los conceptos de los que te habla. Al fin y al cabo eres tú el que vas a tomar las decisiones en la empresa.

20. ¿Y de gestión de Recursos Humanos? 
No se trata de que seas un gran consultor de recursos humanos, sino de que sepas perfectamente del tipo de capital humano del que te quieres rodear.

 

Ahora que ya sabes que tienes madera de emprendedor, ¿quieres hacer realidad tu idea?
MÁSTER EN EMPRENDIMIENTO DIGITAL

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    La escuela SBS
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies