A mi edad… ¿puedo ser un talento digital?

Como en el resto de las habilidades, las digitales también se pueden aprender

domingo, 11 de agosto de 2019
A mi edad… ¿puedo ser un talento digital?
Últimamente, no paro de escuchar esta frase, a mi edad, ¿puedo ser un talento digital? Mi respuesta, esa pregunta no deberías ni de planteártela, y, mucho menos, cuestionarte tu capacidad de aprendizaje constante. Por supuesto que sí. Como en el resto de las habilidades, las digitales  también se pueden aprender, no tienen porqué ser innatas.

¿Cuántas personas conoces que saben muchísimo sobre un tema, pero no son capaces de captar la atención del receptor cuando hablan sobre el tema? Muchas ¿verdad? Yo, en mi escuela, he tenido que rechazar profesores, excelentes profesionales, mentes brillantes, expertos en su materia pero que, a la hora de trasladar ese conocimiento a los alumnos, no sabían, no llegaban a los alumnos. Eso es porque no ha trabajado sus habilidades comunicativas. Pues con las competencias y habilidades digitales pasa lo mismo. Hay mucho nativo digital que no tiene habilidades en el sector, aunque naveguen varias horas diarias por Internet y tengan muchas cuentas en las redes sociales... y mucho Baby Boomers o Generación X con grandes habilidades digitales.

No cabe duda de que las nuevas tecnologías han revolucionado el modo de trabajar. En la gran mayoría de los casos se exigen una serie de competencias básicas que tod@s debemos poseer para poder desenvolvernos en el entorno digital en el que nos encontramos.

Queramos o no, hay que adaptarse a los tiempos y a las exigencias del mercado. Hoy ya no nos planteamos el contestar a los emails laborales como algo novedoso porque llevamos años haciéndolo y es algo que, en su momento, agilizó nuestras tareas y el contacto con clientes, compañeros, supervisores, proveedores, etc.
Pues hoy no nos podemos plantear las ventajas y desventajas de trabajar en la nube, por ejemplo, lo que además de agilizar muchas tareas también nos permite compartir información a las personas que queremos y que pueden estar sentados al lado nuestro o en el otro lado del planeta. Y, por supuesto, tanto ellos como nosotros pueden acceder desde cualquier dispositivo.

Tener competencias digitales beneficia tanto a los trabajadores como a las organizaciones, que consiguen optimizar los recursos y agilizar los procesos. Estamos en un mundo en constante cambio en el que la formación continua y de calidad no es una opción, sino algo totalmente necesario.

Y recuerda... cuando existen ganas... ¡todo es posible!

La formación digital es apta para todas las edades. Si no te lo crees, lee el artículo que Anabel Conesa, directora de Recursos Humanos de la escuela, publica en Womenalia

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies