Perfecciona tu mensaje de bienvenida

¡Menuda bienvenida!

viernes, 16 de agosto de 2019
¡Menuda bienvenida!

No es tan fácil como parece, aunque lógicamente hay técnicas para conseguir el mensaje de bienvenida "perfecto" (partiendo de la base de que no creo en la perfección). Estamos acostumbrados a saludarnos verbalmente, a comenzar una carta de manera correcta, pero ¿qué pasa cuándo tenemos que romper el hielo con alguien que no conocemos, pero nos importa muchísimo que se interese por nosotros? Ahí la cosa cambia.

Esto sucede cuando empleamos el e-mail como una estrategia de marketing. Es más, como la primera toma de contacto con nuestro futuro o potencial cliente. Por lo tanto, el mensaje de bienvenida no es algo que debamos tomarnos a la ligera.

En este caso, el primer paso lo da el usuario. Es él quién nos da sus datos para que podamos contactarle... como por ejemplo cuando, como usuarios, aceptamos en un blog recibir la newsletter, o en un e-commerce cuando queremos que nos informen de determinado servicio o producto.
El siguiente paso, le corresponde a la marca o empresa. Es el momento de darle una grata bienvenida al usuario, de comenzar una nueva relación, de presentarnos oficialmente y contarle todo lo que la marca puede hacer por él.

¿Qué es importante en un mensaje de bienvenida?

Sobre todo, causar una buena primera impresión. Ya sabemos que encontrar una segunda oportunidad para causar buena impresión es muy difícil, así que debemos concentrar nuestros esfuerzos en este tipo de emails.

Vamos a ver una serie de características generales, comunes a todos los mensajes de bienvenida, como son:

Inmediatez. Una vez que el usuario se ha registrado no podemos tardar mucho en darle la bienvenida. Lo mismo que en un negocio puerta-calle no te saludan cuando casi te vas a ir.

No podemos equivocar el mensaje de bienvenida con el de confirmación de que los datos están okey.

Bienvenida tal cual. Lógicamente es el momento de dar la bienvenida y mostrar nuestro agradecimiento por habernos escogido.

Personalización del mensaje. No es un usuario cualquiera: ¡es fulanit@! Y al igual que a ti, también le gusta que le llamen por su nombre. Dicen que cuando nos llaman por nuestro nombre se produce en nosotros una secuencia de atención, emoción y memoria. Y, a través de este proceso, nos sentimos únicos y especiales.

Es el momento de hacernos más cercanos... de tenderles la mano, y que nos la cojan.

Dar explicaciones. Si. También es el momento de explicar al usuario el producto o servicio al que se acaba de registrar. Aquí, dependiendo de la complejidad de lo suscrito, es necesario explicarlo en un solo mensaje o en varios. Si es un poco lioso, mejor realizar una secuencia de mensajes tipo tutorial y con la posibilidad de que el usuario consulte sus dudas con nosotros.

¿Qué no puede faltar en un mensaje de bienvenida? 

Lo primero, la coherencia con la marca. Es muy importante usar el mismo tono que la marca, tener el eslogan presente, que las imágenes se correspondan con la idea que estamos tratando de transmitir, incluso debemos tener en cuenta hasta la tipografía empleada.

¿Algo más?

Claro. No se nos puede olvidar destacar la propuesta de valor. Vamos a contarle cuáles son los beneficios que va a obtener con su suscripción. Podemos empezar por ofrecerle algún contenido relevante (una oferta especial, un artículo exclusivo, etc.).

Y ¿para finalizar?

Hoy el mundo es digital. No se nos olvide invitarle a seguirnos en nuestras redes sociales. Por cierto, este es otro tema muy interesante de tratar (¿en qué redes sociales debemos de estar?).

Comparte y comenta este artículo!

Posts Relacionados:

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El campo Correo electrónico es obligatorio.
    Debe aceptar la política de uso de datos
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando está aceptando su uso. Puede retirar su aceptación cuando lo desee. Aceptar Política de Cookies